Lunes, 24 Mar 2014
Futbol

DURA DERROTA

La Topadora del Oeste fue superior a Italiano y lo goleó por 4 a 0. El elenco de Rizzi mostró grietas en el mediocampo e inseguridad en el traslado. Duro cachetazo para el líder.

Otra dura derrota sufrió el puntero del campeonato. Sportivo Italiano fue superado por un equipo modesto pero inteligente a la hora de presionar y lastimar en ataque.  Liniers está peleando por no descender y demostró en el campo de juego que tiene material como para quedarse en la categoría.

El Azzurro salió con un mediocampo demasiado ofensivo (Archubi, Martínez y Di Biasi) y en ese sector perdió todo el tiempo. El solitario Ravest luchó contra viento y marea pero el ACIA estaba completamente desequilibrado.

Así y todo, primero Di Biasi y después Rojano desperdiciaron dos ocasiones claras. Luego, tras un contragolpe la pelota quedó en los pies de Brian Cáceres, quien remató desde la medialuna del área grande y estableció el 1 a 0 a los 27 minutos. Al instante, Nicolás Kissner tuvo el empate pero definió a las manos del arquero.

El panorama se empezó a complicar aún más para Italiano cuando a los 36 minutos Adrián Lobotrico ponía el 2 a 0 con un exquisito cabezazo. Dos minutos después, de un tiro de esquina Diego Torres se filtró entre los centrales y también de cabeza marcaba el 3 a 0.

Desde el inicio del complemento, Mario Rizzi intentó darle un poco más de contención a la mitad haciendo ingresar a Francisco Rosa en reemplazo de Archubi. De todas maneras, el nerviosismo empezó a jugar en contra del Azzurro a medida que avanzaba el tiempo.

La historia, que ya estaba definida desde el entretiempo, terminó de escribirse con el cuarto gol de la Topadora convertido por Nicolás Horacio. Merecido triunfo de Liniers por el despliegue y, por sobre todas las cosas, por la actitud.

En tanto, el plantel de Italiano se retiró de inmediato rumbo a su estadio para hacer una autocrítica sobre estas dos derrotas consecutivas y entender que, si bien hay material como para conseguir el objetivo, todavía no se ganó nada.